Quiste Mucoide

Quiste Mucoide o mixoide

Introducción

El quiste mucoide es una lesion cutánea benigna de contenido mucilaginoso transparente de consistencia gelatinosa. En el pie suelen localizarse en las partes acras en coincidencia con alguna interlínea articular digital o en la zona periungueal, aunque hay localizaciones más atípidas y de volumen mayor.

Etiología

La causa del quiste mucoide es:

  • Aumento de la producción de ácido hialurónico a cargo de los fibroblastos.
  • Los localizados en las zonas articulares interfalángicas atienden a cambios degernerativos de la misma con o sin procesos artrósicos.
  • En la actualidad coexisten dos formas aceptadas de producción de quiste mucoide digital.

 

La primera es un shunt o herniación del revestimiento de la articulación adyacente. En estos casos el contenido es un fluido que se encuentra dentro de la articulación correspondiente a la lesión y puede tener relació con traumatismos, artritis, cambios artrósicos o simplemente puede generarse espontáneamente.

La Segunda presenta un depósito de una sustancia gelatinosa, la mucina y no está conectado al espacio de la articulación (imprtante este concepto).

Clínica

La clínica del quiste mucoide atiende a la aparición de nódulos blandos de consistencia más o menos pneumática a la presión sobre la lesión. No son dolorosos a no ser que mecánicamente se produzcan conflictos con el calzado. En el interior de los nódulos suele encontrarse un líquido viscoso-gelatinoso de aspecto cristalino.

Su localización suele ser en las partes acras de los dedos en la zona interfalángica dorsal o bien en la zona aledaña a la lámina ungueal de unos 0,5 cm de diámetro aproximadamente. Hay otras localizaciones más atípicas con quistes de mayor volumen habitualmente

La compresión del quiste en las zonas germinales de las láminas ungueales puede dar lugar a distrofias de las mismas.

Tratamiento

Algunos de nosotros conocemos esa cierta frustración al tratar estos quistes. Las elecciones de tratamiento poco intervencionistas o conservadoras tales como la cauterización, crioterapia, inyecciones de corticosteroids o el drenado no siempre funcionan. Aunque DEBERÍAMOS OBSERVAR lo siguiente:  importante tener presente que en la mayoría de los casos la comunicación con la articulación o la vaina tendinosa es la fuente de suministro del contenido del quiste y sin la desaparición de esta comunicación o shunt el éxito de resolución disminuye sustancialmente. Así que se practica una excisión del quiste con con desbridamiento o curetaje de la articulación y colgajo simple o doble de rotaión 2. No obstante no siempre es así si se opta por una solución no quirúrgica.

Predilección en mi caso: negociar las espectativas con el paciente y ser el máximo de conservador que él o ella quieran asumir. Si es posible, aspiración-drenaje y esclerosamiento de las paredes con corticosteroides o con Tetradecil sulfato de sodio 1.

La cirugía siempre la tendremos al final del camino.

Exploración – visualización de un caso – conservador

Paciente con antecedentes de importantes queloides y retracciones en las cicatrices que ha tenido anteriormente incluídas las realizadas por cirujano plástico. Así que determinada la etiología de la tumoración y dado que en este caso era dolorosa en aumento por la irritación con el calzado se decidió la resolución No quirúrgica con la aspiración y esclerosamiento de las paredes. Aportar que por su localización era más que probable (que no cierto) que no tuviera comunicación son articulación ni vaina tendinosa. (aporto imágines).

 

quiste mucoide
Localización Aspecto Externo
Quiste mucoide
valoración ecográfica
Quiste mucoide
Valoración Ecográfica
IMG_2846
Drenado del contenido
Quiste mucoide
restos mucilaginosos con contenido hemático

 

quiste mucoide2
Localización aspecto externo
Quiste mucoide
aspecto cristalino del contenido mucilaginoso

 

 

 

 

2– Calder J.D., Buch B, Hennessy MS,Treatment of mucous cysts of the toes. Ankle Int. 2003 Jun;24(6):490-3.

1- Audebert C, Treatment of mucoid cysts of fingers and toes by injection of sclerosant. Dermatol Clin. 1989 Jan;7(1):179-81.

Juanetes o Hallux Valgus

Juanetes o Hallux Valgus 

JUANETES

Este proceso de deformación lo vemos en la parte interna del pie a la altura de la primera articulación entre el metatarsiano primero y su falange proximal es el llamado Juanetes o técnicamente Hallux Valgus.

Su incidencia, es decir la cantidad de casos que aparecen, es muy alta. Una gran parte de la población padece esta alteración estructural del pie. Siendo las mujeres ( en edad adulta entre 35 y 65 años), las que lo presentan hallux valgus en un alto número por diferentes causas.

juanetesEl dedo se desvía lateralmente y el metatarsiano lo hace medialmente dando como consecuencia esa imagen que tan poco nos gusta. Puede ser doloroso o no, pero ciertamente nos dificulta poder utilizar calzado con una cierta estética, ya que nos produce dolor o alteración de forma y volumen en la parte anterior del pie.

Causas

Loa motivos de su aparición o creación no podemos atribuirlo a una sola causa. Diremos que es una alteración multifactorial; unas son intrínsecas (propias del propio paciente), otras extrínsecas (propias de actividades o actuaciones externas).

  1. factores intrínsecos.
      • Antepie aducido.
      • Forma del arco metatarsal y del digital.
      • Congruencia y movilidad de la articulación cuneo-metatarsal.
      • morfología de la articulación metatarso-falángica.
      • enfermedades neurológicas.
      • laxitud de los ligamentos.
  2. factores extrínsecos.
      • Calzado.
      • Traumatismos externos.

Síntomas

  • Piel con la capa dérmica engrosada y enrojecida a lo largo del borde interno del primer dedo.
  • Una protuberancia ósea que puede ser medial, dorsal o dorsomedial.
  • Dolor sobre la articulación que empeora con la presión de los zapatos.
  • El Primer dedo rota en dirección hacia los otros dedos.

Pruebas y exámenes

Posteriormente a un examen clínico manual con manipuación de las articulaciones afectas se procede a solicitar una radiología donde se evaluarán una serie de parámetros que nos ayudan a clasificar el tipo de juanete o hallux valgus con el que nos encontramos y posteriormente en base a los resultados, decidir qué tipo de tratamiento realizaremos.

Los parámetros a evaluar son los siguientes:

  • ángulo intermetatarsiano.
  • ángulo de la base de la falange proximal, (DASA).
  • ángulo articular de la cabeza del primer metatarsiano (PASA).
  • ángulo intermetatarsiano.
  • fórmula metatarsiana.
  • forma o morfología de la cabeza del metatarsiano.
  • posición de los sesamoideos.

Tratamiento

Lo ideal en el tratamiento sería la prontitud en la actuación y no esperar a un desarrollo importante con una deformación de la estructura que perjudique ya a las estructuras aledañas.

  1. Tratamiento conservador.
    1. Use calzado con espacio amplio para los dedos. Esto a menudo puede resolver el problema y evitar la necesidad de más tratamiento.
    2. Use plantillas de fieltro o gomaespuma en el pie para proteger el juanete o dispositivos, llamados espaciadores interdigitales, para separar el primero y segundo dedos. Estos elementos se consiguen en las droguerías.
  2. Tramaiento quirúrgico.
    1. Cirugía Tradicional con aperturas de portales de acceso ámplio.
    2. Cirugía por portales de acceso mini invasivo.

Pronóstico

Una vez realizada la intervención de Juanetes o Hallux valgus, es una patología que no tiene recaída. Únicamente el paciente debe observar unas normas higiénicas adecuadas y básicas como es mantener un calzado adecuado. Un calzado que atienda a las necesidades de amplitud fisiológica de cada paciente.

Así el pronóstico es bueno. La cirugía mínimamente invasiva del pie también denominada cirugía Percutánea es eficiente y eficaz para el tratamiento de los juanetes.

Contacta con nosotros si necesitas ampliar la información o quieres hacernos alguna consulta.

Referencias

  1. Wexler D, Grosser DM, Kile TA. Bunion and bunionette. In: Frontera WR, Silver JK, eds. Essentials of Physical Medicine and Rehabilitation. 2nd ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2008:chap 76.
  2. Richardson EG. Disorders of the hallux. In: Canale ST, Beatty JH, eds. Campbell’s Operative Orthopaedics. 11th ed. Philadelphia, Pa: Mosby Elsevier; 2007:chap 78.

Periostitis Tibial o mal del corredor

Periostitis Tibial

La Periostitis tibial o mal del corredor es una dolencia con una alta incidencia y prevalencia entre los practicantes de carrera deportiva o running de medio y largo recorrido. Según refieren Moen MH, Tol JL, Weir A, Steunebrink M, De Winter TC en una revisión crítica sobre el síndrome de stress tibial o periostitis tibial, esta incidencia se encontraría según los estudios entre el 4% y el 35% de la población de estudio.

Periostitis Tibial

 CLASIFICACIÓN DEL DOLOR

El dolor lo podemos clasificar en 4 estadios:

  • Durante la actividad.
  • Antes y despúes de la actividad, pero sin afectar al ejercicio.
  • Antes, durante y después de la práctica deportiva y afecta al rendimiento.
  • El dolor es tan agudo y grave que es imposible obtener rendimiento alguno.

La localización del dolor la encontraremos en el tercio medio distal de la cara anterior de la tibia. Puede haber ligeras variaciones en cuanto a la cara media o lateral aunque mayoritariamente será en el punto de inflexión de la curvatura antero medial de la tibia.

Periostitis Tibial
Gamma Grafía Ósea – Zonas oscurecidas en la localización de la lesión

 

 CAUSAS DE LA LESIÓN.

Impactos de alta frecuencia y/o energía del pie sobre el sustrato o piso. Los terrenos duros aumentan la fuerza reactiva del suelo (RGF).

Calzados no adectibialis-anterioruados a la actividad realizada y a la tipología estructural de la persona.

Rotaciones – torsiones internas de: cadera, fémur, tibias. Pies planos. En definitiva la pronación del pie o movimientos de pronación acelerados.

Trabajo sobre el aparato músculo-tendinoso; estiramientos y fisioterapia.

Importante; Exceso de entrenamiento. Sobreuso y sobreesfuerzo.

Terrenos irregulares que obligan a solicitaciones de estabilización (prono-supinaciones) aceleradas. Estress muscular.

Aunque lo expuesto anteriormente se apuntan como causas, lo cierto es que la etiología exacta del problema es desconocida. El dolor se atribuye a un proceso inflamatorio del periostio y/o una reacción a la tracción del periostio por la musculatura anclada a él. La evidencia científica más actual refieren el dolor como una reacción de stress del propio hueso.

 

EVALUACIÓN Y DIAGNÓSTICO

La historia clínica del paciente es fundamental, el examen físico aporta la información que nos conducirá al diagnóstico sustentado en pruebas complementarias. La radiología simple y sobretodo la gamma grafía ósea suelen ser sufiencies. En casos  agudos especiales y con el fin de descartar otras patologías más severas, estaría indicada la RM (resonancia magnética).

TRATAMIENTO

Fundamental y primordial será el tratamiento etiológico. Aunque hemos comentado que la etiología no esté del todo clara, si quedan de manifiesto los factores desencadenantes de la fisiopatología del proceso doloroso. El sobre uso y sobre esfuerzo del tercio medio distal de la tibia es el punto de lesión a consecuencia de una mala o inadecuada pisada.

Deberemos realizar un minucioso estudio de la marcha y la pisada con el gesto deportivo del corredor.

Los tratamientos irán especificamente dirigidos a dos finalidades básicamente:

  1. Disminuir los impactos. Evaluar la pertinencia de soportes plantares confeccionados a medida. La adecuación del calzado deportivo.
  2. Disminuir las sobrecargas musculares. Disminuir el esfuerzo mecánico, disminuir el esfuerzo físico incluso abandonarlo temporalmente.

posteriormente a la práctica deportiva se recomienda de ineludible ejecución la aplicación de crioterapia; hielo o cool pads, que rebajaran en buena parte la inflamación post ejercicio.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Medial tibial stress syndrome: a critical review. (PMID:19530750) Moen MH, Tol JL, Weir A, Steunebrink M, De Winter TC
    Sports medicine (Auckland, N.Z.) [2009;39(7):523-46]
  2. Medial tibial stress syndrome. (PMID:22341017) Reshef N, Guelich DR Clinics in sports medicine [2012 Apr;31(2):273-90]
  3. Medial tibial stress syndrome. (PMID:10730992) Kortebein PM, Kaufman KR, Basford JR, Stuart MJ Medicine and science in sports and exercise [2000 Mar;32(3 Suppl):S27-33]
  4. Shin splints: painful to have and to treat. (PMID:17435274) Story J, Cymet TC Comprehensive therapy [2006 Fall;32(3):192-5]
  5. The exercise-induced stress response of skeletal muscle, with specific emphasis on humans. (PMID:19769414) Morton JP, Kayani AC, McArdle A, Drust B Sports medicine (Auckland, N.Z.) [2009;39(8):643-62]
  6. Bilateral stress fracture of distal fibula and tibia–case report. (PMID:18449129) Sobczyk K, Moćko K, Sonecki L, Suchy G
    Ortopedia, traumatologia, rehabilitacja [2008 Mar-Apr;10(2):183-90]

Consejos Sobre Calzado Infantil


Consejos Sobre Calzado Infantil

Ahora sí, ya están todos los menudos de la casa de vuelta al colé. Os dejaremos unos consejos sobre calzado infantil. Ya se han hecho las primeras adquisiciones en los equipos necesarios para la nueva andadura. Me gustan mis zapatos nuevos! Seguramente faltan algunas cosas y parte de ellas serán los nuevos calzados para esos pies que van creciendo y que necesitan estar perfectamente equipados para todas las actividades que van a realizar, que no son pocas!

vuelta al coleSurgen las dudas! sabemos qué calzados vamos a desear por su aspecto, pero, y qué serán los más apropiado para su salud? Os voy a dejar unos pequeños consejos que pueden resultar de utilidad para escoger bien:

-Talla adecuada. En ocasiones escogemos algo mayor y con ello podemos provocar ampollas y rozaduras. Las tallas pequeñas, encojeran los dedos fomentando posibles patologías de la edad adulta (dedos en garra, juanetes). Ojo!! la talla no solo es la largada del pie, sino la anchura. las anchuras mayores no se solucionan con tallas más largas, sino cambiando el ancho del modelo o en su defecto otra casa comercial de horma más ancha.

-Probar los calzados a ser posible por las tardes cuando el pie está en su mayor longitud y volumen. A lo largo del día los pies ganan longitud y anchura porque se hunden con el peso del cuerpo y las pequeñas retenciones. Hacerlo siempre con los calcetines que incorporamos ya en temporada de otoño.

-Respecto a la forma y consistencia del calzado tener presente lo siguiente:

  1. No han de ser rígidos sino flexibles con capacidad para poder flexionar el pie con facilidad.
  2. Las suelas han de ser de materiales que den cierta amortigüación y a la vez consistencia y resistencia al desgaste (cauchos, derivados del caucho, gomas, poliuretanos inyectados).
  3. Su diseño ha de tener suficiente amplitud para que la pisada sea estable y no se inclinen (caigan) los pies hacia dentro.
  4. La Confección exterior en pieles, o telas con resistencia y que favorezcan la transpiración.
  5. Los cierres con cordones y hebillas, (en los más peques los velcros facilitan mucho esta labor), el pie ha de estar sujeto, a pesar de las modas de poner y quitar el calzado sin deshacer los cierres).
  6. La zona anterior, es decir la puntera ha de ser redondeada, que de capacidad a los dedos sin comprimirlos tanto en anchura como en altura.
  7. La parte posterior o contrafuerte ha de ser consistente dándole firmeza al talón pero sin lesiones en el tendón de aquiles (algunas están acolchadas). El contrafuerte en ocasiones se prolonga hasta la zona de los tobillos, cuidado en este punto que no haga rozaduras, siempre bordeando los maleolos.
  8. El interior del calzado también ha de ser cómodo y suave evitando heridas y rozaduras.

-Otro aspecto a tener en cuenta son los niños que necesitan soportes plantares. Siempre ir a comprar los calzados con los soportes para evitar compresiones adicionales que dificultaran su comodidad y la funcionalidad del soporte.

Los calzados suelen ser un coste importante en la economía familiar pero hay que pensar que la salud de los pies de las “personillas en crecimiento” es muy importante para no tener problemas en el futuro.