Podología Infantil

Uno de los aspectos que más nos importan es la salud de nuestros hijos. Queremos que tengan la mejor asistencia y control de su crecimiento para que se desarrollen de modo sano, la Podología Infantil nos ayuda a que la la extremidad inferior se desarrolle en plenitud de salud. Una cuestión importante es el desarrollo de su extremidad inferior. Fuente de muchos problemas en la edad adulta si no se ha actuado pronto y bien ante las posibles alteraciones.

El Podólogo especialista en Podología Infantil, puede ofrecer una asistencia especializada y de calidad para detecPodología Infantiltar cualquier alteración en la extremidad inferior a tiempo de ser corregida. Una de la característica de los niños, es precisamente que están en crecimiento. Son estructuras óseas cambiantes y modificables en el tiempo siempre y cuando se actúe en el momento adecuado para cada posible problema. El pie de los niños es diferente al del adulto. Los huesos son blandos y pueden lesionarse con mayor facilidad. El exceso de presiones por las torsiones y rotaciones anormales puede perjudicarlos. Es muy importante pensar que las alteraciones de la infancia seguro tendrán repercusión en la edad adulta y que es relativamente fácil prevenirlo, de ello se encargará la podología infantil, si estamos concienciados de actuar con prevención y control.

Los problemas que nos encontramos pueden ser congénitos, o bien adquiridos por un desarrollo que no sigue los tiempos adecuados para cada estructura de la extremidad inferior.

El podólogo es el experto en conocimiento de esta especialidad, la biomecánica infantil y su crecimiento.

Hay múltiples encuentros patológicos, unos precisaran de tratamiento compensador o corrector.

Los más habituales son:

  • Pie plano laxo infantil.
  • Torsiones tíbiales.
  • Anteversiones del cuello femoral.
  • Coaliciones Tarsales.
  • Alteraciones de la marcha.
  • Intraversiones dinámicas por pies aducidos.

El Podólogo se encarga de proporcionar la solución más conveniente a cada tipo de problema para la extremidad inferior. El nivel de tratamiento siempre dependerá del tipo e intensidad del problema y la edad en que hemos podido ver al niño (de ahí la importancia de una pronta revisión). Siempre los tratamientos serán personalizados ya que cada niño tendrá un desarrollo particular y no siempre llevan el mismo nivel evolutivo y de desarrollo que sus compañeros.

Ante un problema es posible que existan diferentes posibilidades de tratamiento unas más dificultosas que otras o más o menos viables por las características del niño o los responsables.

Algunos de los tratamientos más comunes en la infancia son los siguientes.

  • Plantillas ortopédicas o soportes plantares.
  • Botas especiales.
  • Férulas o tutores.
  • Estiramientos y ejercicios.
  • El caminante de puntillas.

Siempre deberá realizarse un análisis de la marcha y el paso y evaluar qué es normal y qué es patológico en función de la edad del niño y su desarrollo.

Otros encuentros que son motivo de consulta habitual por parte de los padres son los siguientes: