El Pie Plano Infantil

La morfología de nuestro esqueleto irá cambiando y evolucionando durante toda nuestra vida, el pie plano infantil formará parte de estas modificaciones estructurales.

En el Caso de los niños, es decir en la edad de crecimiento, experimentará cambios fisiológicos dentro de la normalidad y otros cambios que pueden dar lugar a problemas, por su forma o por su funcionalidad.

El pie también tendrá un proceso de cambios muy importantes y significativos. Será preciso diferenciar muy bien si es preciso actuar o no a nivel sanitario.

Podologia infantilEl Podólogo debe conocer muy bien todos y cada uno de los cambios que se irán produciendo en cada una de las edades o fases de crecimiento.

Tradicionalmente El pie plano ha estado considerado con mal concepto. De tal modo que hablar de pie plano era hablar de problemas ineludiblemente. Esto no tiene porque ser así.

Consideraciones

Aspectos a tener presente en las evaluaciones infantiles sobre la extremidad inferior y el pie.

  • Edad del niño.
  • Fase de crecimiento.
  • Elasticidad de los ligamentos.
  • Peso.
  • Actividades físicas.

A nivel anatómico, las estructuras implicadas; pelvis, femur, tibia y pie (considerado como un bloque y al mismo tiempo separado entre retropie-antepie y lateral-medial) unidas y estabilizadas por los ligamentos y los tendones serán el objeto de estudio con sus angulaciones de rotaciones y torsiones las que nos situarán en patrones de normalidad o anormalidad.

podologia infantil

Alertas

  • Cuándo acudir al podólogo para realizar una exploración biomecánica infantil?
  • Porqué acudir a la realización del examen?

Encontramos básicamente dos motivos principales que manifiestan los padres:

  1. El niño es “torpe” al caminar. Se cae mucho, se tropieza, tiene poco “estilo”.
  2. El niño camina con “las puntas de los pies” hacia dentro.

Una tercera consulta sería nuestro famoso Pie Plano más como apreciación de otros profesionales de la sanidad que por los propios padres, que tambíen.

Tener presente que pueden ser condiciones completamente normales y que sobre actuar aplicando tratamientos no sería una buena opción.

Así el momento adecuado para las revisiones o exploraciones las dividiríamos en dos momentos clave:

  • Por un lado, ante la evidencia de una alteración funcional o de la estructura muy evidente. Cuanto antes, mejor!! no hay edad para esta opción.
  • Y en la mayoría de situaciones entre los 4 y 5 años de edad. En este fase se han producido una seríe de cambios en las estructuras musculo-tendinosas que nos darán pistas sólidas de en qué punto de normalidad nos encontramos y al mismo tiempo se habrán producido un conjunto de destorsiones y desrotaciones de las estructuras óseas que nos pondrán en la pista sobre nuestra conducta clínica, es decir, actuar o no para aplicar un tratamiento.

 

 

 

 

Deja un comentario